Gobiernos del mundo crean armas inspiradas en la ciencia ficción Cuarto Contacto Mx

Traductor

Gobiernos del mundo crean armas inspiradas en la ciencia ficción

Share This
Armas de microondas y dispositivos capaces de disolver una manifestación son ejemplos de que, una vez más, la realidad supera la ficción.
Aunque el secretismo es moneda común en lo que concierne a las armas de microondas, se conocen ciertos dispositivos actualmente activos en el Ejército de EE UU. Veamos algunos ejemplos:

- Active Denial System es un arma que se puede instalar en cualquier vehículo y que emite un haz de ondas capaz de causar calor en la piel de un ser humano. El individuo expuesto a esta fuente de energía sufre un dolor que lo incapacita para realizar cualquier actividad. Se desarrolló en el Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea estadounidense y sirve principalmente para el control de disturbios. Aunque causa un dolor severo, no provoca un daño duradero ni irreversible. De todos modos, se desconocen sus efectos secundarios a largo plazo.

- Vigilant Eagle es un artilugio diseñado para proyectar microondas de muy alta frecuencia hacia un misil a fin de interferir en su sistema de guía y desviarlo de su blanco.

- Bofors HPM Blackout es un sistema de armamento de microondas de alta potencia que es capaz de destruir a distancia toda clase de equipos electrónicos e incluso misiles. Para ello emite potentes «picos de energía» que pueden penetrar en los proyectiles a través de antenas o aberturas de los sensores, causando desajustes en los sistemas de guía y quemando componentes electrónicos.


Contra los manifestantes

En 1981, miles de manifestantes, sobre todo organizaciones pacifistas formadas por mujeres, comenzaron a concentrarse frente a una base militar situada en Greenham Common (Inglaterra) y utilizada por la Fuerza Aérea de EE UU. Protestaban por la acumulación de armamento nuclear en dicha instalación, y las concentraciones se sucedieron prácticamente sin interrupción hasta 1985. Las fuerzas policiales británicas pusieron en marcha una operación de hostigamiento contra los pacifistas, pero sirvió de poco. Entonces las cosas comenzaron a cambiar drásticamente.

A finales de 1984 desaparecieron las unidades policiales y los manifestantes se dieron cuenta de que en el interior de la base se estaban construyendo nuevas antenas.

 A partir de entonces empezaron a sufrir dolencias de toda clase, como dolores de cabeza severos, somnolencia, parálisis temporal de extremidades, falta de coordinación en el movimiento y en el habla, vértigos, sangrado de la retina, nauseas, trastornos del sueño, palpitaciones, quemaduras en la cara, pérdida de memoria, desorientación y, en algunos casos, insuficiencia circulatoria. Las mujeres también padecían sangrados menstruales anormales y síntomas de la menopausia. 

La doctora Rosalie Bertell, miembro de la Comisión Internacional de Profesionales de la Salud para los Derechos Humanos, recopiló estas y otras dolencias en un amplio informe. También equipos de técnicos realizaron toda clase de mediciones alrededor de la base militar, descubriendo señales electromagnéticas cien veces superiores a niveles normales.

En caso de que Corea del Norte dispare sus misiles nucleares contra Japón, su vecino del sur o EE UU, el Ejército de este último país empleará para inutilizarlos el denominado Proyecto de Misiles Avanzados de Microondas de Alta Potencia de Interferencia Electrónica (CHAMP, por sus siglas en inglés).

 En esencia, se trata de proyectiles que emiten ondas de muy alta frecuencia capaces de quemar los sistemas electrónicos de los misiles enemigos. Dicha tecnología no se desarrolló pensando en la amenaza norcoreana, pero su uso en esa dirección se discutió en la Casa Blanca en agosto de 2017.

Post Bottom Ad

Pages