Restos de un planeta perdido en la Tierra: el meteorito lleno de diamantes Cuarto Contacto Mx

Restos de un planeta perdido en la Tierra: el meteorito lleno de diamantes

Share This

El aparente orden que reside en nuestro Universo cercano, con sus elipsis orbitales matemáticamente perfectas, nunca fue tan exacto.

Hace unos 4.500 millones de años, el Sistema Solar vino al mundo a partir del más absoluto caos. Un cúmulo de masa y fragmentos de roca y polvo, llamados protoplanetas, formaron un círculo alrededor del Astro Rey y colisionaron entre sí como bolas de billar cósmicas.

Estos choques forjaron los planetas rocosos que conocemos hoy en día: Mercurio, Venus, Marte y, por supuesto, aquel en el que vivimos, la Tierra. A su vez, los astrónomos creen que la luna se formó a partir de los restos por tal impacto entre la Tierra y un protoplaneta al que llamaron Theia.

Ahora, los científicos han descubierto unos diamantes en el interior de un meteorito cuyo origen puede provenir de uno de estos cuerpos celestes que formaron los planetas que hoy componen nuestro Sistema Solar.

Estas piedras preciosas fueron halladas en 2008 en trozos de roca espacial que cayeron sobre los desiertos del país africano de Sudán, informa ‘The New York Times’. Los astrónomos han planteado la hipótesis de que docenas de planetas en ciernes, desde la luna hasta Marte, se formaron, se separaron y se volvieron a juntar en una serie de violentas colisiones que finalmente crearon los planetas rocosos que orbitan alrededor del sol en la actualidad, según informa Ian Sample en ‘The Guardian’.

 A decir verdad, ha sido un milagro “caído del cielo” (y nunca mejor dicho) lo que ha precipitado que llegue hasta nosotros. Quizá, esto implique una mayor comprensión sobre el origen del Sistema Solar y un acercamiento a la naturaleza de los planetas vecinos que nos miran desde arriba: pequeños, hermosos, silenciosos, apenas perceptibles y parpadeantes en medio de la oscuridad.

De confirmarse los hallazgos, el meteorito bautizado como Alahamata Sitta será el primer y el único resto de todos esos protoplanetas que formaron la Tierra. Dicho material, auguran los científicos, abrirá una ventana al conocimiento de las condiciones cósmicas del sistema al que pertenecemos.

“Tenemos en nuestras propias manos una pieza de un planeta anterior que giraba alrededor del Sol antes del final de la formación del Sistema Solar”, confirma Philippe Gillet, científico planetario del Instituto Federal de Tecnología en Lausana, Suiza. “Ahora toca hacer arqueología e intentar descifrar la historia de la formación de nuestros planetas vecinos y de la propia Tierra”, corroboró.

Post Bottom Ad

Pages