Header Ads

Tweet

El misterio de los "Swivels" y los viajes en el tiempo


Cuando hablamos de viajar en el tiempo, se nos viene a la mente películas como “Volver al futuro”, “Terminator”, “Matrix” que de algún modo está relacionado con ese tema y “X-men días del futuro pasado”, en la literatura podemos también contar con buena obras que dejan volar la imaginación; sin embargo quiero dedicar este articulo a un libro mágico, que estoy seguro que usted, estimado lector que hace el favor de leerme ya habrá leído o por lo menos escuchado de él, me refiero a “Caballo de Troya” de Juan José Benitez.

Me gustaría citar algunos de los miles de párrafos que contiene el libro, claro, sin dejar de lado el tema que nos atañe, los swivels y los viajes en el tiempo; he aquí los que tienen que ver con los nuevos hallazgos tecnológicos para los viajes en el tiempo:

“...A principios de 1960, y como consecuencia de una más intensa profundización en los swivels, uno de los equipos del proyecto Caballo de Troya materializó otro descubrimiento que, en mi opinión, marcará un hito histórico en la humanidad: mediante una tecnología que no puedo siquiera insinuar, esos hipotéticos ejes de las entidades elementales fueron invertidos en su posición. El resultado llenó de espanto y alegría a un mismo tiempo a todos los científicos: el minúsculo prototipo sobre el que se había experimentado desapareció de la vista de los investigadores. Sin embargo, el instrumental seguía detectando su presencia...

A partir de entonces, todos los esfuerzos se concentraron en el perfeccionamiento del referido proceso de inversión de los swivels. Cuando yo me incorporé al proyecto, el general me explicó que, con un poco de suerte, en unos pocos años más estaríamos en condiciones de efectuar las más sensacionales exploraciones... en el tiempo y en el espacio. Poco tiempo después comprendí el verdadero alcance de sus afirmaciones...

...A partir de esos momentos (1966), el proyecto se subdividió en tres ambiciosos programas. Aunque estrechamente vinculados, los tres equipos se afanaron en la puesta a punto de otros tantos módulos que nos permitieran la exploración -sobre el «terreno»- en tres direcciones bien distintas:
En primer lugar, con un «viaje» a otro marco dimensional dentro de nuestra propia galaxia (Proyecto Marco Polo). En segundo término, y forzando los ejes del tiempo de los swivels hacia adelante, trasladar todo un laboratorio -con astronautas incluidos- a nuestro propio futuro inmediato. Por último, y siguiendo un proceso contrario, situar otro módulo o laboratorio en el pasado de la Tierra. Yo fui asignado a este tercer proyecto -bautizado como Caballo de Troya- y a él, y a cuanto le rodeó basta que fue consumado en enero de 1973…”.

Hasta aquí todo bien, cabe señalar que si bien no se sabe que tanta credibilidad tenga el libro de Juan José Benítez y citándolo ha dicho que “será el tiempo quien se encargara de legitimar o ridiculizar a Caballo de Troya” y que se da por hecho que actualmente es imposible, pero según “El Mayor” que entregó este diario a Benítez es viable siempre y cuando se tomen las debidas precauciones (pero eso no quita los efectos secundarios que pueden desallorrarse a partir de lo que se llamaría una “inversión de masa” a la que los “viajeros” son sometidos para tal regresión en el tiempo o a la inversa).

Podría extenderme en escribir con más detalle lo que el maravilloso descubrimiento de los “swivels”  pueden hacer, pero no quiero espoilear al lector con más detalles que podrían influir a que lo lea o no, esa no es mi intención en este artículo, simplemente quiero opinar y dar mi punto de vista con respecto a  ese misterio.

Una cosa es segura, si en 1973 ya eran posibles estos “viajes” a través del tiempo, lo conveniente sería pensar que ahora que han pasado ya más de 30 años  y la ciencia y la tecnología han avanzado a pasos agigantados, quizá sea mucho más seguro y con mayor frecuencia que los viajes en el tiempo se lleven a cabo con una mayor naturalidad posible, esto sin mencionar  el material que se necesitaría para poder costear el equipo que se requiera para, por que no pensarlo, una mayor estancia en lo que llamaríamos pasado, futuro o bien una realidad alternativa que nos permitiera recopilar información muy importante y desentrañar misterios del pasado que actualmente no tienen explicación.

Para finalizar, si pensamos que los “saltos” en el tiempo son costeables y actualmente son, (para los científicos y militares) más fáciles y simples que en un inicio que en un principio, por qué no pensar que probablemente los llamados “Oparts” , objetos que no corresponden a su tiempo, fueron puestos al propósito con el fin de que al encontrarlos, los investigadores puedan de cierto modo, controlar  el futuro, modificándolo a su manera (bueno, a intereses de quien este al mando de dichas investigaciones) y que las fotografías donde se llegan a apreciar individuos que no corresponden con la época, no sean más que “viajeros en el tiempo”, no olvidemos el famoso caso de John Titor.

Si este articulo te hizo pensar sobre mi loca teoría no dudes en compartirlo, comentar y darle me gusta, porque eso me ayudaría a seguir trabajando en temas como éste, espero que me leas la próxima.

No hay comentarios