ESCÚCHAME EN

ESCÚCHAME EN
DE ESPAÑA PARA EL MUNDO

Redescubrimiento histórico y sorprendente en el Zócalo de la CDMX

Resultado de imagen para zocalo cDMX
En el corazón de la capital habría una columna monumental, basamento redescubierto por el INAH que fue cubierto de nuevo por la CDMX.
En el corazón de la capital se habría plantado una columna monumental, rematada por un ángel, que recordaría la gesta independentista, de acuerdo a lo dispuesto por Antonio López de Santa Anna en 1843.

Sería un monumento grandioso, eterno, "cuya magnificencia sin igual manifieste el entusiasmo de los que lo erigieron", según los planes del arquitecto español Lorenzo de la Hidalga, quien emprendería la obra.

El entusiasmo, sin embargo, fue mayor que la capacidad del Gobierno para saldar deudas, y de la majestuosa columna solo se edificó la plataforma, un zócalo de 8 metros de diámetro y 28 centímetros de altura que resurgió el pasado 15 de junio durante los remozamientos de la Plaza de la Constitución.

Aquella base circular de basalto se cubrió en las posteriores remodelaciones de la plaza y se olvidó, no así el nombre, que trascendió hasta identificar la plaza como Zócalo, su popular apelativo. Fue redescubierta en 1983, durante los trabajos de la Línea 8 del Metro, pero el hallazgo no fue estudiado, como ahora.

Resulta significativo que un elemento arquitectónico de tales dimensiones defina un sitio de más de 20 mil metros cuadrados, incluso que propiciara una definición aceptada por el Diccionario de la Lengua Española: entre sus acepciones para zócalo refiere la de "plaza principal de una ciudad, especialmente la del Distrito Federal", destacan los arqueólogos Alejandro Meraz, Gonzalo Díaz, Rubén Arroyo y Ricardo Castellanos.

"Tenemos una columna de la Independencia que es la imagen de la Ciudad de México y lo que encontramos ahora en la Plaza de la Constitución es el antecedente directo de esa columna", puntualiza en entrevista Salvador Pulido, director de Salvamento Arqueológico del INAH.

El Instituto decidió proteger el zócalo original con geotextil y tepetate para enterrarlo nuevamente, en lugar de mantenerlo expuesto.

"Este lugar tiene un uso social intenso. Nos parece impropio tener un cristal, que por muy grueso que fuera, podría romperse, si pensáramos en una ventana arqueológica", argumenta Pulido.

Dejarán, en cambio, una indicación en la zona que resguarda el zócalo primigenio, previsiblemente un señalamiento en el piso y una placa.

El hallazgo, al norte del asta bandera y a 30 centímetros de profundidad, no modificará el uso de la Plaza de la Constitución ni supondrá restricciones, aclara el especialista. El resistente concreto que prevé instalar el gobierno capitalino proveerá también protección a la estructura del siglo 19, más dañada por la construcción del asta bandera que por el uso social del lugar, añade Pulido.

"El basamento está prácticamente como cuando fue construido, aunque ha habido remodelaciones que incidieron: el asta bandera dañó una parte (lo seccionó)".

El titular de Salvamento Arqueológico del INAH señala que el antiguo zócalo no presenta huellas de uso porque fue posteriormente cubierto con otros pisos , de modo que el quiosco proveniente de París instalado durante el porfiriato no estaba directamente sobre la estructura original.

El zócalo decimonónico será enterrado junto con una moneda actual para dejar testimonio de la época en que fue excavado.

No hay comentarios