ESCÚCHAME EN

ESCÚCHAME EN
DE ESPAÑA PARA EL MUNDO

LOS MIL PROBLEMAS DE LA HUMANIDAD

La imagen puede contener: 1 persona, anteojos

Por: Salvador Freixedo



Muchos de vosotros me preguntáis sobre los principales problemas que actualmente acechan a la humanidad. Por desgracia, son tantos y tan graves, que cuando uno se pone a pensar en ellos, tiene que echar mano de todas sus defensas mentales y espirituales para no desanimarse. ¡Pero no podrán con nosotros!
He aquí algunos de estos problemas: 
La aparición repentina de hordas diabólicas como el ISIS; la invasión de Europa por mahometanos fanáticos; el problema de los refugiados huyendo del hambre y de la guerra, y muriendo ahogados en el Mediterráneo; el drástico decrecimiento del índice de natalidad en los países avanzados y, por el contrario, el crecimiento desproporcionado de la población en los países pobres; los “chemtrails genocidas”, sin que las autoridades hagan nada por detenerlos; la ceguera de muchos “intelectuales” que no han visto lo corrosiva que es para la sociedad la venenosa ideología de género; la casi normal corrupción de los altos gobernantes de todos los países; el aumento de naciones ingobernables, nidos de terroristas; la pornoadicción, que gracias a la TV y a Internet se ha extendido como una pandemia, sobre todo entre los adolescentes; la vergonzosa farsa en que se han convertido las democracias; la desaparición de la familia (en vez de corregir los no pocos defectos de la familia tradicional, hemos hecho que los pocos niños que nacen crezcan en ambientes antinaturales y perjudiciales para su psique); la repentina y artificial crisis económica mundial, organizada por una pequeña minoría de poderosos; la prevaricación de los altos tribunales de justicia en la mayoría de las naciones; el atontamiento que la humanidad entera está sufriendo a marchas forzadas, gracias a las pequeñas pantallas y a las redes sociales; la salvajada del aborto que asesina cada año a diez millones de seres inocentes; la hipersexualización forzada de la infancia en las escuelas; el uso generalizado de las drogas; el desenfreno de las costumbres, propiciado por los lobbies del contubernio LGTB; las mafias internacionales de delincuentes, especializadas en todo tipo de delitos, y los enormes daños ecológicos que le estamos infligiendo al planeta.
Todavía hay más, pero creo que estos son más suficientes para que cada uno de nosotros veamos qué parte de responsabilidad tenemos y en qué podemos ayudar a mejorar esta peligrosa situación.
Un abrazo a todos.

No hay comentarios