ESCÚCHAME EN

ESCÚCHAME EN
DE ESPAÑA PARA EL MUNDO

Estos son los sonidos de los murciélagos

murcielago-head-6217.jpg
Natalus mexicanus. Crédito Verónica Zamora.
El proyecto que creará una biblioteca digital de referencia acústica de sonidos de ecolocalización de murciélagos insectívoros mexicanos está a cargo de un grupo de 15 investigadores, en coordinación con la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio).


En entrevista con la Agencia Informativa Conacyt, la doctora Verónica Zamora Gutiérrez, adscrita al programa Cátedras Conacyt y coordinadora técnica nacional del proyecto junto con la doctora Cristina Mac Swiney, explicó que la propuesta de la biblioteca surge de una necesidad para identificar acústicamente los murciélagos a nivel especie.
“Esto es muy importante porque los murciélagos emiten sonidos siempre que están en el ambiente y esto nos ayuda a estudiarlos, ya que son especies un poco crípticas, son nocturnas y es difícil observarlas; la acústica nos ayuda a entender un poco más su interacción con el ambiente”, expuso.
Imagen-dar-crédito-a-César-Guzmán-1.jpgCrédito César Guzmán.La falta de material acústico de referencia y de herramientas para la identificación de especies de murciélagos insectívoros en México, motivó a un grupo de investigadores a elaborar el proyecto que se desarrolla en colaboración con la Conabio y la Asociación Mexicana de Mastozoología (Ammac).

Diversidad biológica

Actualmente el proyecto se encuentra en su primera fase, que abarca desde el ensamble de la biblioteca hasta el desarrollo de una plataforma en línea que será de libre acceso.
Verónica Zamora estimó que en México habitan aproximadamente 85 especies de murciélagos insectívoros; sin embargo, muchas de ellas implican una gran dificultad para ser encontradas y capturadas, por lo que calculan que la biblioteca de referencia acústica tendrá representado 80 por ciento de las especies.
Comunicó que como parte del proyecto, hasta ahora se han capturado alrededor de 500 llamados de murciélagos, con una representación de entre 20 y 30 especies.
Apuntó que durante sus estudios de doctorado, colectó mediante trabajo de campo y donaciones de otros investigadores aproximadamente dos mil llamados de murciélagos que también serán incorporados a la biblioteca.

Plataforma digital

Aunque todavía está en proceso de diseño y construcción, se prevé que la plataforma que reúna los sonidos de ecolocalización de la biblioteca esté disponible en un sitio Internet.
Verónica Zamora informó que los responsables del desarrollo de la plataforma en la que almacenarán todas las grabaciones acústicas son especialistas en estadística, matemáticas e informática de la Conabio.
Puntualizó que el trabajo es complejo, ya que además del sonido también se integrará información genérica de cada especie, como sus medidas morfológicas, sexo, condición reproductiva, entre otras características, junto con fotografías.
Mormoops-megalophylla.-Crédito-Verónica-Zamora.jpgMormoops-megalophylla. Crédito Verónica-Zamora.Mencionó que como parte del muestreo de sonidos también se está colectando tejido alar de los murciélagos y algunos ejemplares, muestras que serán depositadas en colecciones registradas y oficiales y estarán asociadas a la biblioteca.

Protocolo estandarizado

Como parte del proyecto en el que están representadas por investigadores las diferentes regiones del país, se desarrolló un protocolo estandarizado de muestreo para la grabación de los sonidos, lo que ha dado pie a la realización de una serie de talleres mediante los que se ha capacitado a alrededor de 50 personas.
La coordinadora técnica nacional del proyecto comentó que se adquirieron ocho detectores acústicos para grabar los sonidos de ecolocalización de los murciélagos, equipo que también forma parte del protocolo.
“El protocolo menciona todos los datos que se tienen que tomar, cómo se tienen que tomar, y vienen las hojas de campo estandarizadas para el registro de esos datos, cómo se tienen que grabar ciertas especies, porque tienen diferentes comportamientos de vuelo y ecolocalización; el protocolo indica lo ideal para cada grupo de especies”, detalló.
Adelantó que en la siguiente fase del proyecto se tiene contemplado generar una herramienta de identificación automática que funcione a través de los datos que se reunirán en la biblioteca, lo que podría lograrse con un software o una aplicación relacionada con la plataforma de la primera fase.

No hay comentarios