Header Ads

Tweet

EL MISTERIO DE LA NIEBLA MORTAL SOBRE LONDRES

Una investigación explica el suceso que acabó con la vida de 12.000 personas en 1952
Entre los días 5 y 9 de diciembre de 1952, un manto de niebla se abatió sobre la ciudad de Londres. Aunque sus habitantes estaban familiarizados con el fenómeno, aquella niebla era distinta, mucho más densa y oscura de lo normal. Apenas dos semanas más tarde, los hospitales londinenses ya habían registrado el fallecimiento de unas 4.000 personas, la mayoría niños de corta edad y adultos que presentaban afecciones respiratorias previas.
En general, los decesos se produjeron debido a infecciones y obstrucción de las vías respiratorias, causadas por secreciones directamente relacionadas con la extraña niebla que había cubierto Londres semanas atrás.
El saldo final de víctimas alcanzó la escalofriante cifra de 12.000 muertos, estimándose en 100.000 el número de afectados.
Los análisis científicos del evento concluyeron que que el mismo se debió al crecimiento incontrolado de la quema de combustibles fósiles –sobre todo carbón de ínfima calidad– en los hogares, la industria y los transportes, pero lo cierto es que esta explicación no convenció a muchos. De hecho, a día de hoy sigue especulándose acerca de lo ocurrido, y de vez en cuando surgen investigaciones que tratan de clarificar este terrible suceso.
La más reciente, inspirada en el smog o niebla contaminada que hoy se cierne sobre muchas ciudades chinas, ha sido dirigida por Renyi Zhang, investigador de la Texas A&M University (EE UU). Según este experto en Ciencias Atmosféricas, en 1952 interaccionaron dos peligrosos subproductos del carbón de baja calidad, los dióxidos de azufre y de nitrógeno, que al mezclarse formaron partículas de ácido sulfúrico que quedaron atrapadas en la niebla natural. Como resultado, ésta se convirtió en una especie de niebla ácida que envenenó a los ciudadanos londinenses que la respiraron. Como ven, el de la contaminación ambiental es un problema que viene de lejos.

No hay comentarios