Header Ads

Tweet

ALERTA: Contaminación radioactiva en alimentos en México

800x300_rad_alimentos_175.jpgHoy día es importante estudiar los alimentos ionizados por radiación tanto para preservarlos como para esterilizarlos o analizar si fueron contaminados.
“Desde 1944 con la primera bomba atómica lanzada en Los Álamos en Estados Unidos, hay presencia radioactiva que es contaminante para México y que llega al país por diferentes medios como agua, aire y tierra, pues los eventos meteorológicos homogeneizan el ambiente del continente americano; aun cuando México no dispone de armas atómicas, su suelo está contaminado”, agregó el doctor Epifanio Cruz.


Radiación en México

En el universo existen muchos tipos de radiación que es energía proveniente de cuerpos estelares o de suelos con rocas y puede ser no ionizante, como la ultravioleta, o ionizante. Esta última es radiación con la energía suficiente para arrancar electrones de los átomos y moléculas que componen la materia mediante fenómenos físicos y químicos. “La materia puede ser desde seres humanos hasta árboles, hojas, el ADN de las plantas, y podemos cambiarlos rompiendo sus moléculas con radiación dando un efecto directo o indirecto según sus aplicaciones”, explicó el investigador del ICN.
Irrad-Unidad-de-Irrad.jpgHoy día es importante estudiar los alimentos ionizados por radiación para preservarlos mediante la esterilización o también  analizar si fueron contaminados. Desde el 16 de julio de 1945, con la primera bomba atómica de prueba lanzada en Alamogordo en Estados Unidos, hay presencia radiactiva en el ambiente y también es contaminante para México y que llega al país por diferentes medios como agua, aire y tierra, pues los eventos meteorológicos homogeneizan el ambiente del continente americano, “aun cuando México no dispone de armas atómicas, su suelo está contaminado”, agregó el doctor Epifanio Cruz.
Se ha encontrado Cesio-137 en suelo y presas mexicanas, que es principalmente proveniente de la contaminación por cerca de dos mil bombas atómicas probadas en el mundo y por los accidentes en Chernobyl y Fukushima. El río Bravo también arrastra con grandes cantidades de químicos venenosos, tóxicos y hasta contaminantes radiactivos, siendo los vertederos los causantes de la dispersión de la contaminación por absorción de los materiales como la tierra y concreto, materiales que pueden permitir el paso y migración de estos elementos.
“El suelo mexicano está contaminado, es una de las cosas nuevas que hemos descubierto. Hay presas de agua y estados en el país que están más contaminados, por ejemplo los del norte. Curiosamente no hay programas dedicados a estudiar y controlar la presencia de contaminantes y su concentración en suelos. Hacia el sur hay menos contaminantes pero se explica por la afluencia de los mantos acuíferos”, añadió.

Contaminación alimentaria

Hay alimentos cosechados en México en los que se han detectado cantidades considerables de contaminantes biológicos y con rastros de metales pesados. Afortunadamente algunas especias comunes de mercados como perejil, ajonjolí, nuez moscada, orégano entero, cebolla molida, chile piquín, canela entera o en polvo y frutas pueden sanitizarse o eliminarles los parásitos con radiación controlada en irradiadores gamma. “México tiene una gran cantidad de productos que pueden fácilmente competir en el mercado internacional”, dijo. Los métodos tradicionales de preservación y sanitización mediante calor, gases, etcétera, ya no son alternativas frente a un mundo de mercado globalizado en el que México participa.
La posibilidad de incrementar en México un campo de comercio y exportación de estos alimentos es latente, de alto potencial para la industria mexicana y para la sociedad; sin embargo, existen problemas muy agudos y desatendidos como la falta de inversión de tecnología de punta en los métodos de sanitización que detiene este proceso.
Fuentes-de-radiacion-gamma-para-irradiar-a-los-alimentos.jpgFuentes de radiación gamma para irradiar los alimentos.
En este laboratorio se pueden colocar especias como pimienta, canela, albahaca, cosméticos y diversos productos secos o frescos comerciales que cuando se esterilizan a dosis bajas no pierden sus propiedades nutrientes, y luego son envasados y mandados a comercializar. Ya existen proveedores que realizan este proceso en el ICN y en otros tres irradiadores instalados en México, pero se necesita instalar más irradiadores y aceleradores para el mismo fin que puedan abastecer la demanda del servicio.
Muchas de las especias vendidas en México ya vienen irradiadas desde origen, provienen de Sudamérica, Estados Unidos, China, España, Japón, Italia y Francia. Sin embargo, en el caso de productos nacionales, en México el control de leyes y reglamentación menciona que solo basta con mostrar un documento que avale que viene de origen sanitizado sin un control tecnológico, es decir, en México no se han adoptado métodos físicos, químicos o biológicos que avalen tal proceso del alimento que se regule mediante normas oficiales como un control de calidad o aceptación del alimento importado, “debe haber un control tecnológico“.
Es por eso que en el ICN se desarrolló un método de luminiscencia estimulada que logró, en conjunto con un grupo de España e Inglaterra, para detectar cualquiera de las muestras de especias y condimentos como pimentón rojo, chile guajillo, pimienta molida, orégano. Se toma una pequeña muestra de la mercancía importada o nacional y se coloca en soportes de plástico por separado dentro de un equipo de luminiscencia fotoestimulada para la detección del alimento que, al colocarse dentro, tiene un sensor con un fototubo que ilumina la muestra, en una base con leds infrarrojos para contar el número de fotones. “Se excita la muestra y con luz infrarroja con una frecuencia de onda muy alta entonces emitirá una señal y será registrado en la computadora e indicará que fue irradiado o no”, describió en su laboratorio.
equipo-deteccion-alim-irradiado.jpgEquipo de detección de alimento irradiado.De forma similar funciona con otro equipo detector con la capacidad de descifrar si pasó un año desde que fue irradiado, pues indicará que la señal será muy baja, este puede señalar hasta tres años pasados la irradiación. Incluso sirven para datación de cerámicas, sedimentos de ríos y lagos. Estos sistemas son muy directos y pueden analizar muestras enteras de la industria para hacer detección de dosis muy bajas o de mucho tiempo, aunque para eso se debe usar luminiscencia por calor. Otro más, funciona con luz verde y azul llamado de luminiscencia ópticamente estimulada que fue diseñado recientemente por este grupo en el ICN.
Este método es prometedor en los métodos de sanitización y detección en México y el equipo del doctor Epifanio Cruz Zaragoza, del ICN, espera que sea aplicado en los sectores públicos y de comercio para mejorar la calidad higiénica-sanitaria, así como la preservación de los alimentos y, en consecuencia, la de vida y salud en los habitantes de todo el país, contribuyendo así en los esfuerzos por disminuir los niveles de contaminación por bacterias, virus, hongos, mediante el uso de radiación.

No hay comentarios