ESCÚCHAME EN

ESCÚCHAME EN
DE ESPAÑA PARA EL MUNDO

Hay vida a 40 años luz de la Tierra |El descubrimiento del Nuevo Sistema Solar.


  • Las dudas se despejan y este el primero de cientos de sistemas solares que podrían albergar vida.
  • Este hallazgo representa el más prometedor hasta la fecha para analizar si hay vida más allá de nuestro sistema solar.

Por fin, por fin se han despejado dudas sobre la incertidumbre de que no estamos solos en el universo -¿acaso alguna vez lo hemos estado?- con el descubrimiento que hace unos días científicos hallaron alrededor de una pequeña estrella un fascinante sistema de siete planetas del tamaño de la Tierra.



Los siete planetas giran alrededor de una pequeña estrella ultrafría, la Trappist-1, situada a únicamente 40 años luz de la Tierra. Tienen un tamaño y una masa similares a las de nuestro planeta, casi seguro son rocosos y tres de ellos están situados idóneamente para albergar océanos de agua líquida.

Es lógico pensar que si un planeta como la tierra que no está ni tan lejos y ni tan cerca de su estrella madre pueda desarrollarse vida, desde sus primera formas complejas como bacterias o microrganismos, hasta seres pensantes capaces de organizarse y tener una estructura social bien definida.

Creo que, cuando hablamos de vida, lo primero es que se nos viene a la mente son organismos semejantes a nosotros con 2 piernas, 2 ojos, manos, pies, boca, etcétera, la realidad es que la vida puede ser –como lo dije en el párrafo anterior- desde pequeños organismos unicelulares complejos hasta estructuras aún más complejas como nosotros. Independientemente de la forma, tamaño o estilo de vida que se pueda hallar, es una clara manifestación de que no estamos solos en este vasto universo.

A la vez, el hallazgo supone un nuevo indicio de que la Vía Láctea puede albergar miles de millones de mundos de tipo terrestre. Sorprendentemente, los científicos podrían haber buscado en el lugar equivocado, según los hallazgos más recientes.

Es sencillo, el sistema Trappist-1 no sólo es -entre los conocidos hasta ahora- el que tiene el mayor número de planetas del tamaño de la Tierra que orbitan alrededor de una sola estrella, sino en él abundan las zonas temperadas, es decir, donde no hace tanto calor como para que se evapore el agua, ni tanto frío como para que esta se solidifique.

El prometedor descubrimiento inicial de la estrella Trappist-1 permitió a los investigadores enfocar el telescopio espacial Spitzer de la NASA hacia ese punto durante 20 días sin interrupción y a partir de esas observaciones y las de otros telescopios terrestres se han recopilado evidencias de 34 tránsitos de cuerpos frente a la estrella, que atribuyen a las órbitas de siete planetas.


No hay comentarios