Header Ads

Tweet

¿De qué color son las emociones?

1 HEAD color2316
Por Israel Pérez Valencia
Santiago de Querétaro, Querétaro. 23 de febrero de 2017 (Agencia Informativa Conacyt).- Investigadores de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), campus San Juan del Río, estudian el estado afectivo y psicofisiológico de pacientes con dolor crónico mediante el análisis de termografías.


El estudiante del doctorado en psicología de la UNAM David Alberto Rodríguez informó que este proyecto busca mediciones no invasivas para evaluar el estado afectivo y psicofisiológico de un paciente con dolor crónico. Detalló que para este estudio habían estado trabajando con algunos instrumentos para registrar la frecuencia cardiaca y la conductancia en la piel, que implican necesariamente el contacto físico con el paciente que, en algunas ocasiones, generaba molestia o rechazo.

David Alberto Rodríguez recordó que al conocer la funcionalidad de las termografías para la detección oportuna de cáncer de mama de la UAQ, se consideró el uso de esta tecnología para evaluar estados afectivos y la medición del dolor crónico en otro tipo de pacientes.

“Conocimos los avances tecnológicos de nuestros colegas de la UAQ, nos conectamos y fueron sensibles a nuestras necesidades. Empezamos a utilizar su equipo de termografía que nos permitió medir, con una exactitud a la que no estábamos acostumbrados, los cambios de temperatura en la cara de nuestros pacientes. Esto nos ha llevado a hacer una contribución de enormes repercusiones tecnológicas clínicas en el tratamiento de estos pacientes y lo más importante, que estos avances se pueden aplicar a otras problemáticas sociales y de salud”, señaló.

El color del estrés


“Iniciamos con una imagen térmica infrarroja que muestra la temperatura inicial de un sujeto clínicamente sano. Después lo instruimos conductualmente a producir una expresión facial emocional de alegría, de enojo y de tristeza. Se observaron cambios en diversas regiones de interés observables, pero la más notable fue en la nariz”, explicó.

Posteriormente, abundó, se realizó un estudio clínico en una población en mujeres sobrevivientes de cáncer de mama, con el propósito de evaluar su plasticidad térmica.

“Aquellas personas podían regular su temperatura mediante exposición a estímulos emocionales, instrucción de expresión facial emocional y relajación se veían beneficiadas con menor intensidad del dolor y asociación de sus componentes afectivos”, puntualizó.

1 equipounam2302

Respecto a la tecnología desarrollada por la Facultad de Ingeniería de la UAQ, campus San Juan del Río, el investigador corresponsable del proyecto, Luis Alberto Morales Hernández, informó que el dispositivo, que es un escáner facial para la evaluación del dolor, se desarrolló pensando en la población mexicana y su contexto, adoptando los protocolos necesarios, tanto numéricos como tecnológicos.
“Nosotros lo llamamos biotermomarcadores faciales, que permiten evaluar hasta cinco emociones, de las que ya se han reportado tres; vamos a empezar con el trámite de lo que sería una primera patente de ese sistema y estamos mejorándolo para tener una mayor precisión y llegar a una calidad de tipo comercial”, finalizó.

No hay comentarios